jueves, 2 de mayo de 2013

Quinto año: Textos instrumentales


La actividad verbal supone llevar adelante acciones que involucran tanto a emisores como a receptores y que, además, vehiculizan intenciones o pretenden lograr efectos sobre el mundo circundante. Pero, ¿Qué sucede cuando esas intenciones o esos efectos deben llevarse a cabo en el ámbito laboral; cuando las convenciones son las de la cultura académica o la cultura empresarial de la actualidad?
Sin duda, en esos ámbitos las exigencias aumentan y se hace necesaria una compe­tencia tal que permita satisfacer los requeri­mientos de cada acción a través de textos muy específicos y particularmente destina­dos a cada situación. No es lo mismo escri­bir un informe de investigación de labora­torio que una carta de presentación que acompañe un currículum o una monografía.
 En los textos instrumentales se busca una concreción y una precisión rigurosas. Ade­más, en la carta de lectores o en la solicitud, por ejemplo, se pretende controlar o modi­ficar la actitud del receptor.
Por otra parte, el texto instrumental de­termina un uso particular del código escrito y esto tiene ventajas y desventajas; la esta­bilidad de lo escrito se presenta como un riesgo porque puede mantenerse con sus errores mucho tiempo, pero a la vez, si está correctamente formulado constituye una ventaja pues una vez que se fija, permanece constante frente a posibles interpretaciones tergiversadoras.

Los textos instrumentales son  textos social y fundamentalmente reconocibles por sus rasgos específicos, es decir, pre­sentan las condiciones de homogeneidad, exhaustividad y delimitación como para ser considerados un tipo panicular.  Al poder identificarlos también se los puede sistemati­zar; en algunos casos presentan una combi­nación de funciones. En una carta, por ejem­plo, se pueden dar las siguientes funciones: el primer párrafo, de contacto (Por la presen­te me dirijo a Ud.. con el fin...), el segundo transfiere información (Hace un año dejé de concurrir al club por...), el tercero presenta un pedido (le solicito me reincorpore...). A lo largo de toda la carta, se mostrará una acti­tud de amabilidad y cortesía.

 Si bien existen diferentes formatos de currículum, numerosos supuestos llevan a la elección de un modelo u otro y condicionan la redacción; se tiende a buscar estrategias individuales de escritura para que, a partir de una superestructura común, se logren productos diferenciados y personalizados.

  En los textos instrumentales no se obser­van expresiones subjetivas; estos escritos exigen objetividad, precisión y claridad palpables; por lo tanto, los recursos de esti­lo y licencias del código escrito no tienen ca­bida; la sobriedad, las fórmulas y las expresiones fijas no facilitan la espontaneidad. 
TRABAJO PRÁCTICO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada